El emprendimiento femenino: una carrera de obstáculos contra la Covid19

Como si de un cuento se tratara, podríamos decir que todo comenzó un 8 de marzo de 2020. Salimos a la calle a alzar nuestras voces y marchar por nuestros derechos, por la igualdad de género, laboral y social. Pero entre gritos y vítores, ese día domingo se desconocía que estábamos expuestas a un virus que nos cambiaría la vida, que nos confinarían 4 días después y que tendría un fuerte impacto en nuestra forma de trabajo, nuestra economía y nuestra cotidianidad.

¿Cómo estábamos antes de la Covid19?

Antes del 2020 la situación laboral de la mujer había mejorado respecto a años anteriores. Habíamos ganado posiciones en el ámbito empresarial y la brecha salarial estaba disminuyendo. Según datos del GEM y su informe presentado a inicios del 2020, por cada 10 hombres que iniciaban su negocio en España, lo hacían al mismo tiempo 9 mujeres; una cifra que superaba la media de Europa, donde lo hacían 6 mujeres por cada 10 hombres emprendedores.

Los efectos de la pandemia

El 1 de enero de 2020 había casi 3 millones de personas que trabajan por cuenta propia, de las cuales un 36,4% eran mujeres, mientras que 9 meses más tarde esta cifra descendió bruscamente, desapareciendo un 12,2% de las trabajadoras autónomas entre el primer y el tercer trimestre del año pasado, siendo las menores de 30 años el colectivo  más afectado.  

En general, el impacto económico del coronavirus ha provocado que 323.778 autónomos/as, un 10,8% del total, hayan cesado su actividad entre el primer y el tercer trimestre de 2020, según los últimos datos del INE (febrero de 2021).

Como decíamos, la llegada de la COVID19 cambió nuestra rutina y en el sector del autoempleo las más afectadas han sido las mujeres. De acuerdo con la asociación ATA, el 44% de las mujeres autónomas se encargan de su trabajo y del cuidado de menores y aumenta a un 50% a las que llevan solas las tareas domésticas, sin contar con ningún tipo de apoyo familiar.

Si hablamos de conciliación familiar, el 2020 dejó una clara radiografía de quién es la más afectada. ATA también reflejaba su preocupación sobre la sobrecarga de trabajo que llevan las emprendedoras, teniendo consecuencias en su salud mental y física.

Carrera de obstáculos

En la Fundación Nantik Lum y la PEM hemos visto el impacto que esta pandemia nos ha dejado. Hemos sido testigos de la fuerza y determinación que tienen las mujeres en el momento de emprender y vemos factores muy positivos que seguro nos hará cerrar la brecha de género.
Lo vemos con datos:

El 65% de las mujeres emprenden solas. Esto es muestra de la confianza que tenemos en nosotras y nuestras capacidades de gestión.

El 39% de las startup comienzan a tener 1 mujer en su equipo fundador.

8 de cada 10 mujeres emprenden para disponer de servicios que cubran sus necesidades.

Las mujeres ganan terreno en el emprendimiento social, están más preocupadas por su entorno.

El emprendimiento femenino tiene como fin libertad económica contra el masculino que tiende a ser más lucrativo.

 

La mujer emprendedora siempre cuenta con nuestro apoyo y acompañamiento. Tenemos programas destinado exclusivamente a ellas y somos una institución donde la igualdad de género es un valor fundamental.
Contáis con nuestro equipo.
Con motivo del 8M, queremos compartir experiencias de mujeres que participan en nuestro Programa Avanza y que no han sido fáciles, pero que os animarán no solo a sortear los obstáculos que se os presenten, sino a ganar esta carrera de fondo que se llama “emprender en España siendo mujer”.

 

Marta Moreno dirige su propia agencia de eventos corporativos: Giuga Agency.

Nuestra empresa es una alternativa a las agencias de eventos corporativos convencionales, donde el compromiso social y medioambiental son el motor principal de nuestros proyectos. Cuidar del medioambiente y aportar nuevas fórmulas de trabajo son nuestros objetivos principales.

Personalmente nunca he tenido una mala experiencia laboral en la que haya sufrido discriminación por el hecho de ser mujer.

En Giuga Agency trabajamos por una conciliación real de la vida laboral y personal, y es que cuando hay un equilibrio entre ambas cosas, los buenos resultados llegan más fácilmente.

Aunque en mi caso no tuve ningún freno, creo que desde las instituciones públicas y también privadas se debe fomentar y apoyar más el emprendimiento en general. En nuestro país tenemos una gran capacidad para desarrollar cualquier tipo de proyecto, pero nos vemos frenados por trabas administrativas o posibles deudas que podamos arrastrar en un futuro en caso de que el proyecto fracase.

 

 

Marcela Díaz hizo de su sueño su negocio: su marca de calzado Mad Shoess.

Fue en Colombia donde comencé a darle forma a mi idea. Todo empezó en el Amazonas sacando colecciones de verano hechas cien por cien de manera artesanal.
En España trabajo con un fabricante en Colombia, de modo que sigo ofreciendo bonitas sandalias con un tejido tradicional, hecho por indígenas y la cultura wayúu y materiales eco sostenibles.
Con la pandemia ha habido piedras en el camino, pero sigo fuerte y adelante con mi empresa en este 2021.

Conciliar la vida personal y profesional es complicado y más siendo madre. No existen ayudas y hay que luchar, pero persiguiendo lo que quieres tarde o temprano lo consigues.
Ser madre soltera alarga procesos como el del acceso a financiación porque no puedes cumplir con dos cosas a la vez.

 

 

Carmen Belmonte está lanzando su tienda de cosmética hecha con CBD.

Comienzo esta idea porque conozco el producto y el sector. Además creo en él y me gustaría poder compartir la información con otras personas a través de mi trabajo.

Antes de lanzarme con mi propia empresa he tenido malas experiencias en el mundo laboral por el hecho de ser mujer. Además, soy madre soltera y eso siempre fue un handicap.

No he sufrido brecha salarial porque mis ganancias dependían de mi trabajo. Lo peor siempre fue que cuando hacía entrevistas laborales. Tenía que “justificar” que era madre y soltera pero aun así hacerle saber a las empresas que podía ser valida para el puesto. El hecho de que te pregunten si tienes hijos o si has pensado tenerlos o si tienes pareja es insultante de por sí.
También el hecho de desenvolverme bien en mi entorno laboral daba lugar a comentarios sexistas y despectivos a modo broma tremendamente bruscos, ¡solo por hacer bien mi trabajo bien! Tengo mil anécdotas, pero estas situaciones eran las más habituales en esta triste realidad.

 

 

Ana Santiago dirige Right Hand, empresa encargada de las gestiones burocráticas por fallecimiento.

Con mi empresa realizo las gestiones administrativas necesarias tras el fallecimiento de un ser querido. A través de un trabajo personalizado, aporto un acompañamiento personal, presencial y emocional, siempre con una actitud inagotable hacia la calidad profesional y humana.

Siempre he vivido la desigualdad en cuanto al rango salarial con respecto a hombres que hacían lo mismo que yo. Me ha ocurrido en diferentes empresas en las que he trabajado.
Soy una persona senior y el tema de la igualdad era algo que no se valoraba. Es más, se rechazaba.

Es necesario conciliar familia y trabajo para el equilibrio de la persona. La sociedad la conformaos todos y todas, y si no somos felices y no estamos centrados, muy difícilmente se podrá construir una sociedad sana y productiva. Creo que nos falta mucho para poder llegar a conseguirlo. Para ello, hay que educar emocionalmente a todo el mundo.

 

Sin duda Marta, Marcela, Carmen y Ana son ejemplos de mujeres a seguir. Su perseverancia, su confianza en sí mismas, su fuerza y su lucha son características que las definen y que han sido la clave de su propio triunfo. 

Gracias a ellas y al resto de mujeres con las que colaboramos, en la Fundación Nantik Lum y la PEM cada día tenemos más motivos para seguir trabajando con un colectivo que es injustamente maltratado, violentado y minusvalorado.
Desde aquí y siempre apoyamos la lucha feminista y la reivindicación de absolutamente todos los derechos de la mujer. 

 

 

____________________

Si necesitas más información o asesoramiento sobre tu caso en concreto, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales de autoempleo a través del correo electrónico avanza@nantiklum.org.